Los Intocables de Eliot Ness

Publicado: 26/01/2012 de leiremuruzabal en Series

LA HISTORIA DETRÁS DE LA FICCIÓN:

Porque muchas veces las mejores historias tienen su origen principal en al realidad…

En 1903, en medio de una humilde familia de panaderos de Chicago, nacía Eliot Ness, quien años más tarde se convertiría en una de las leyendas de Estados Unidos. Se especializó en Negocios y Derecho porla Universidad de Chicago y estudió también un master en criminología. En 1926, su tío Alexander Jaime (agente del FBI), le aconsejaría entrar en el sistema penal, algo que hizo un año más tarde cuando se unió al Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Pero sin duda, la tarea por la que más se recuerda a Eliot Ness es por la labor que llevó acabo en la captura del famoso Al Capone y el contrabando de Alcohol en la ciudad. Al Capone, que con los años se convirtió en la figura del crimen más importante de Chicago y se encontraba entre la lista de “los más buscados” del FBI, encontró en los años 30 su caída y encierro en la cárcel de Alcatraz cuando le detuvieron por evasión de impuestos. Él mismo fue quien intentó sobornar a los agentes de Elliot Ness, quienes ya habían descubierto cervecerías que generaban más de un millón de dólares de ganancias durante la Ley Seca. Pero ante las negativas de estos los medios de comunicación comenzaron a llamar a los hombres de Eliot Ness “Los Intocables”.

De este modo, la vida de ambos personajes pasarían a la historia y no tardarían en hacer adaptaciones sobre Elliot Ness y Alcapone, y sobre todo, de Los Intocables.

LOS INTOCABLES EN LA TELEVISIÓN:

En 1959, en una época donde lo que más se demandaba en la televisión era la acción pura y dura, Quinn Martin (productor del canal norteamericano ABC) estrenó el programa al que llamaron el “baño de sangre semanal”. Comenzaba con éxito Los Intocables. Llena de tiroteos, mafiosos y calles bañadas de cadáveres, la serie le dio a la audiencia lo que quería durante cuatro temporadas enteras y 144 episodios (1959-1963). «Los Intocables» se convirtió así en la serie policíaca más pura del momento, donde se recreaba al bien contra el mal y se presentaba a unos policías honestos, valientes e invencibles contra unos delincuentes sanguinarios y crueles.

Sin duda, una de las cosas que más cautivó al público, además de las tramas policiales, fue la ambientación de la serie. Una ambientación que recreaba el Chicago de los años 30 durante la prohibición del alcohol yla Leyseca, lleno de grandes autos, ametralladoras, la música… y una locución al estilo documental que aportaba aún más dramatismo y realismo a la serie.

Pero algo con lo que no contaba la serie fue que, tras su gran repercusión y al estar basada en hechos reales, no a todo el mundo les gustó cómo estaba recreada la historia del agente Eliot Ness y del mafioso Al Capone. Los productores y responsables de la serie tuvieron que esquivar las quejas del colectivo italiano, del FBI y del colectivo antiviolencia. Estos últimos porque consideraban excesiva la violencia que se recreaba en la serie. Los descendientes y herederos del famoso Al Capone se quejaron en cambio por no recibir parte de los beneficios que producía la serie por usa el nombre de Al Capone. Y por último, el FBI no se mostró conforme por cómo en la ficción se mostraba a los agentes dándole un trato preferencial al mafioso italiano durante su estancia en la cárcel o en las comisarías.

LOS INTOCABLES EN EL CINE:

Años más tarde,  Brian De Palma adaptaba la serie de éxito de los 60 ala gran pantalla y en 1987 se estrenaba «Los Intocables de Eliot Ness» (The untouchables) con gran éxito y un reparto de lujo. La aparición de grandes figuras de Hollywood como Sean Connery y Robert de Niro, se sumaron a las actuaciones de los hasta entonces poco conocidos Andy GarcíaKevin Costner y Charles Martin Smith. Todas las interpretaciones fueron muy valoradas y aclamadas por la crítica, suponiéndole a Sean Conery su primer y único Oscar como mejor actor de reparto por su actuación en la película interpretando a Jim Malone.

Y no nos podemos olvidar de una mención especial para Robert de Niro por si interpretación de Al Capone, quién engordó más que varios kilos para el papel, provocando no sólo un parecido más que notables con e verdadero Al Capone, sino una magnífica interpretación que se sumaba a la larga lista de películas a sus espaldas.

Por último destacar la dirección de De Palma, que siguiendo con su estilo fiel que caracteriza a sus películas, hace además su pequeño homenaje en Los Intocables de Eliot Ness al cineasta ruso Eisenstein y su famoso film «El acorazado Potemkim». Recrea así, la famosa escena de la ciudad de Odessa y la imagen inolvidables del carrito de bebé callendo escaleras abajo entre el tumulto de gente que escapa de las tropas del zar.

Una escena que sin duda, tanto en su película original como en Los Intocables pasará a la historia:

Brian De Palma realiza así una película, no sólo inolvidable como tal, si no que nos hace recordar a la serie original de hace cuarenta años y sonreír con satisfacción al comparar ambas. Una gran adaptación al cine.

Anuncios
comentarios
  1. Selenia dice:

    Un trabajo muy bueno. Me ha gustado mucho. He de admitir que no me he visto la serie original pero la película es todo un clásico. Sin embargo, si es igual de buena que la película de De Palma merece la pena recuperarla para verla hoy en día. Después de este artículo me han entrado ganas de volverme a ver la película y, tal vez, incluso vea la serie. Estaré atenta a nuevos posts. Saludos – Selenia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s