Matar un ruiseñor

Publicado: 24/01/2012 de patricialaparte en Literatura
Etiquetas:, , , , , , ,

La nostalgia de los veranos en la calle, cuando todavía no existían videojuegos, es el contexto en el que se desarrolla la novela de Harper Lee, Matar un ruiseñor.  Una novela que, a diferencia que en muchas otras adaptaciones, está presente prácticamente tal cual en la película. Es una adaptación de la que no podemos decir que deje mucho que desear, todo lo contrario. Se trata de una historia cuya versión cinematográfica está perfectamente contada, lo que hace que merezca la pena su visionado. Pero que la película sea fiel a la novela, y que yo la recomiende, no significa que por ello se deba prescindir de leer el libro.

La película es tan fiel a su fuente que hay frases en el guion sacadas literalmente de la novela. De hecho, la película empieza describiendo el pueblo en el que vive la protagonista, tal y como se describe en el primer capítulo del libro.

No obstante, en algún punto no coinciden. En la novela, es Scout la primera que encuentra regalos en el hueco del árbol, y Jem se entera desde el principio de lo que sucede. Sin embargo, Robert Mulligan ha decidido que en la película fuese Jem quien lo encontrase, y que no dijese nada a su hermana hasta pasado un tiempo. En la película, por la manera de crear la atmósfera, este suceso se convierte en un gancho de misterio mayor que en la novela. Otro aspecto diferente es la ausencia de algún personaje del libro en el largometraje. Esto es obvio, al tener que resumir toda una novela en algo más de dos horas de película.

Pero lo que más me ha llamado la atención es el cambio que sufre el personaje de Atticus. En el libro, en determinados momentos, se le retrata como un hombre bastante gruñón, que riñe a los niños cuando debe, pero de una manera más brusca que en la película. En la obra de Mulligan, Atticus educa a los niños riñéndoles de una manera más suave.

De todas formas la esencia es la misma: unos niños que juegan en una época en la que todo era diferente, cuando se podía jugar únicamente con un neumático viejo; la imaginación que se desarrollaba en los niños por inventarse las historias de la gente del pueblo; la bondad de un hombre por defender la justicia y la inocencia… Pero sobre todo dos cosas: el enfrentamiento ante gente racista que pensaba que los hombres negros, por el hecho de serlo, tenían que ser culpables de lo que se les condenaba, y el creer que se podía hacer la vista gorda a la defensa propia. Esto es la espina dorsal de la historia, en torno a lo que se mueve y por lo que tiene ese título, que es una metáfora. Porque las injusticias son un error, como matar un ruiseñor.

Anuncios
comentarios
  1. […] post ya comencé a hablar sobre películas basadas en novelas, y comencé haciéndolo sobre Matar un ruiseñor. La peculiaridad del post debía ser que las imágenes tuvieran función narrativa, por lo que las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s